Por segunda vez en la temporada el equipo de Gonzalo Gómez Cora llegó a la Copa de Oro, pero se despidió de la cuarta fecha del Circuito Mundial de Seven con dos caídas seguidas. En un mes volverán a ver acción en Las Vegas.

Rusia fue el único que sucumbió por 19-14 frente a los albicelestes, quienes la semana pasada en Wellington habían ganado la Copa de Plata tras no haber podido quedar entre los primeros ocho en las dos jornadas inaugurales.

Incluso en ese segundo partido del fin de semana los europeos tuvieron ventaja de dos tries en el entretiempo. El debut había sido frente a Estados Unidos, con quienes cayeron por 19-22. Solo por diferencia de gol avanzaron tras igualar con Canadá en 17, el mismo rival que los había sacado de la pelea por el oro siete días atrás.32664974436_de8e504f74_k

Inglaterra fue el primer rival del domingo, pero con demasiadas pocas posesiones y sin poder ganar ninguna salida quedaron eliminados por 7-24. El sorteo prometía un rival todavía más difícil para la semifinal porque aunque no terminaron siendo los All Blacks, fue Fiyi el que estaba enfrente, el bicampeón defensor que había llegado a dos finales esta temporada, y por eso no dolió el 21-38 que los despidió de Australia.

Argentina bajó una posición para colocarse novenos en la clasificación con 35 puntos, empatando con Estados Unidos y Francia. Sudáfrica volvió a ser el mejor – fue la tercera Copa de Oro que ganan en la temporada y la segunda consecutiva, además de haber sido subcampeones en Ciudad del Cabo – para tener 17 puntos de ventaja sobre Inglaterra, que cayó en la final por 14-29.