En un amistoso disputado en el Nuevo Gasómetro, el Ciclón derrotó por 3 a 0 al Carbonero con los tantos de Reneiro (en dos oportunidades) y Gudiño. Gran noticia para Diego Aguirre de cara a la revancha con Emelec por la Copa Libertadores.

En un sábado lleno de amistosos, San Lorenzo recibió en el Nuevo Gasómetro a Peñarol para disputar un amistoso de preparación, el cual sirvió mucho para ver el estado del plantel, pero más precisamente de los refuerzos. Y en esta área fue la que más satisfacciones le dio a su entrenador, Diego Aguirre.

La jerarquía del Carbonero uruguayo hizo que este encuentro sea más que entretenido y complicado para un Ciclón que la tuvo difícil. El local no pudo hacer pesar su localía durante los primeros minutos, y eso se debió a la falta de elaboración y a las pocas chances desperdiciadas por su goleador Nicolás Blandi. El nueve no estuvo fino con la mira y erró más de una buena oportunidad.

Para el segundo tiempo, Aguirre movió el equipo y le dio minutos a los nuevos jugadores del plantel, los cuales respondieron de manera satisfactoria.

Nicolás Reniero (punta que regresó de su préstamo en Almagro) le sacó provecho a un buen pase de Gudiño (refuerzo que llegó de Rafaela) y definió perfectamente para abrir el resultado mientras Blandi, desde al banco de suplentes y con algunas muestras de dolor, aplaudía la acción. Minutos después, el ex jugador de la Crema estiró la ventaja, y otra vez, Reniero apareció en el área y puso el 3 a 0 final.

Gran noticia para el Ciclón que este jueves juega la revancha de los octavos de final de la Copa Libertadores ante Emelec, y sabe que tiene suplentes de lujo.

San Lorenzo formó con Navarro; Díaz, Angeleri, Caruzzo, Rojas; Mercier, Mussis; Cerutti, Belluschi, Merlini; y Blandi. En cambio Peñarol lo hizo con Dawson; Petryk, Arias, Formiliano, Hernández; Pereira, Gargano; Albarracín, C. Rodríguez; G. Rodríguez y Palacios.

Jonathan Fernández

@Jona_Tadeo