Ante un ataque ruso, Ucrania pide ayuda a Alemania


Kiev ha solicitado a Alemania motores para sus vehículos militares de transporte de personal de cara a una posible «ofensiva invernal» rusa en el este del país, según el ministro de Exteriores de Ucrania, Pavló Klimkin. Así lo ha asegurado Klimkin en una entrevista en la que asegura que la ayuda de Alemania que precisa Ucrania va más allá del apoyo político y económico que hasta ahora ha prestado Berlín.

«Vemos de nuevo movimientos de tropas rusas y por eso debemos prepararnos nosotros también para una ofensiva invernal», asegura Klimkin. Alemania, sostiene, podría apoyar de una manera sencilla y rápida, respondiendo a una concreta petición previa suya. «Necesitamos de manera urgente motores diesel para nuestros vehículos de transporte de tropas, que ya hemos solicitado en Alemania», afirma el ministro para quien Ucrania precisa «aún más apoyo».

Alemania se ha situado desde el principio del conflicto ucraniano del lado del Kiev proeuropeo, aunque ha abogado por una «solución diplomática» y negociada con Rusia y ha actuado de mediador en repetidas ocasiones, si bien con escaso éxito hasta la fecha. El Este de Ucrancia se encuentra sumido ya varios meses en un conflicto armado, en la que los separatistas prorrusos luchan contra las tropas ucranianas.

Según el último informe de la misión de derechos humanos de la ONU, presentado la semana pasada en Ginebra, el conflicto armado ha causado ya la muerte de 4.317 personas y provocado 9.921 heridos. Tanto fuerzas prorrusas como militares ucranianos denuncian continuamente ataques de artillería e incursiones del enemigo contras las posiciones propias. Y eso que las dos partes habían acordado una tregua de fuego recién en septiembre.

De momento es sobre todo la ciudad de Donetsk y sus inmediaciones las que sufren constantes intercambios de fuego. La población es la que se lleva la peor parte, pues a la pérdida de casas y viviendas se suma a menudo la pérdida de vidas humanas. Esta tragedia se ha vuelto a producir el viernes, cuando murió un civil y resultaron heridos otros tres, dos niños entre ellos.