El fallo por el crimen cometido en agosto de 2011 en el barrio porteño de Liniers favoreció a Mauro Martín, Maximiliano Mazzaro y Gustavo Petrinelli.

Hace unas semanas se habían negado a declarar. Se trata del ex jefe de «La 12», Martín, y quien fuera su mano derecha, Mazzaro, quienes se negaron a declarar ante los jueces en el inicio del debate oral que los tiene como acusados del delito de «homicidio agravado», por el cual podrían ser condenados a una pena máxima de 25 años de prisión.

El tercero de los imputados, Petrinelli, quien era pareja de una hermana de Martín y fue el vecino que inició la disputa con el hombre asesinado, también se negó a declarar por consejo de su abogado Joe Stefagnuolo.

Recordemos que el hecho ocurrió el 29 de agosto de 2011 en el cruce de las calles Pieres y Caaguazú, del barrio porteño de Liniers, cuando Petrinelli discutía con Cirino porque su perro había orinado en la vereda de su casa.

Según determinaron los pesquisas, tras la discusión, Petrinelli llamó por teléfono a Mauro Martín para que lo «ayudara».

Mauro Martín llegó al lugar a bordo de un auto junto a Mazzaro y a otro barra de Boca llamado Daniel Wehbe (actualmente prófugo) y, se cree, sometieron a Cirino a una fuerte golpiza.

El vecino fue trasladado de urgencia a un centro asistencial, donde finalmente murió el 31 de agosto de ese mismo año.