El abogado sin ningún principio del último gran éxito de la TV estrenó su propio show, que llegó por internet a los países fuera de Estados Unidos con un día de retardo. Mañana saldrá el segundo de los episodios, y por los siguientes ocho martes habrá un episodio estreno.

La historia comienza con un flashfoward, al igual que en la última y la segunda temporada del drama de Walter White, también en blanco y negro como aquellas veces. En esa primera secuencia se ve a Bob Odenkirk (ganador de dos Emmy por “Saturday Night Life” y “The Ben Stiller Show” dos décadas atrás) trabajando en una cafetería en un centro comercial, paranoico de que alguien a quien estafó lo vaya a buscar, y mirando sus viejos comerciales a escondidas.

Luego en el “presente” (es decir, pasado de “Breaking Bad”) la historia comienza con Jimmy McGill – verdadero nombre de Saul – siendo un novato en la abogacía, representando a quienes no pueden pagar un defensor, por pocos dólares y haciéndose cargo de su hermano (interpretado por Michael McKean), quien se tomó un descanso de su gran firma de abogados, pero se le están acabando sus ahorros y Jimmy insiste en que le paguen una suma millonario porque, a su vez, él sigue perdiendo clientes.

Ante esta difícil situación, y luego de una charla con su hermano en donde dejó en claro que hace su trabajo por el dinero y no por ayudar a la gente o por amor a la profesión, da el primer paso para convertirse en el conocido Saul, buscando estafar a una mujer al simular un accidente con sus jóvenes y tontos nuevos compañeros para luego poder hacerles juicio.

Con el final del primer episodio, además de dejar la ansiedad al máximo y hacer eternas las 24 horas para el siguiente capítulo, se deja en claro que varios personajes de “Breaking Bad” aparecerán aquí, aunque todavía no confirmaron sus participaciones Bryan Cranston ni Aaron Paul (Jonathan Banks, interpretando a Mike Ehrmantraut, ya estaba seguro desde el primer tráiler). Esto no quiere decir que para ver esta serie hay que ver hay que ver las cinco temporadas de “Breaking Bad”, pero lo entenderán mucho mejor y será más divertido para aquellas que las hayan visto.

El show, al igual que el otro programa, fue creado por Vince Gillian, y ahora se le sumó Peter Gould, además productor y escritor de BB. Gillian dirigió el primer capítulo (“Uno”) y el segundo (“Mijo”) estuvo a cargo de Michelle MacLaren, productora y directora de 42 episodios de “Breaking Bad”, así también como de “Espedientes X”. Aunque la primera temporada solo durará dos meses, ya han confirmado 13 episodios para 2016.