La serie más taquillera de los últimos años tendrá su precuela, centrada alrededor del personaje Saul Goodman (Bob Odenkirk), el abogado de dudosa reputación que utiliza métodos heterodoxos para blanquear los problemas.

Los encargados de desarrollar esta precuela serán el creador de Breaking Bad, Vince Gilligan, y Peter Gould, guionista del capítulo en el cual apareció el personaje.

La nueva serie está pensada para febrero de 2015, y la primera temporada cuenta con 12 episodios de 1 hora de duración. “Me gusta la idea de un serie acerca de un abogado en que el protagonista principal hace lo que sea para estar fuera de un juzgado”, sostuvo Gilligan en una entrevista con Entertainment Weekly, en 2012.

Acompañando a Saul Goodman estarán Mike Ehrmantraut (Jonathan Banks) y Michael McKean, haciendo del padre del personaje principal. Sobre la aparición de unos (más) jóvenes Jesse o Walt, Gilligan mantiene el secreto. “El cielo es el límite cuando se hace una precuela”, apuntó.

El spin-off será producido será producido por Sony Pictures Televisión y AMC en conjunto. Netflix apuesta a proporcionar la sindicación vía streaming.

Francisco Piccini.