Tras una larga ceremonia de casi cuatro horas de duración, que hizo desfilar a varios músicos y actores bajo la conducción de un deslucido Neil Patrick Harris, la Academia de la Artes y las Ciencias Cinematográficas coronó a la película “Birdman” -de Alejandro González Iñárritu- como la gran ganadora de la noche, llevándose cuatro estatuillas: “Mejor Película”, “Mejor Director” “Mejor Guion original” y “Mejor Fotografía”.

Sin dudas, las premiaciones de la noche vacilaron entre lo sorpresivo y lo esperable. J. K. Simmons ganó el premio a “Mejor Actor de reparto” por su espectacular actuación en “Whiplash”, un reconocimiento que ya estaba cantado desde los SAG Awards y los IndependentSpiritAwards. Por su parte, Patricia Arquette se llevó el galardón de “Mejor Actriz de reparto” por su gran trabajo en “Boyhood”, algo que tampoco sorprende.

Los filmes que se disputaban la mayor cantidad de premios resultaron empatados: de sus respectivas nueve nominaciones, tanto “Birdman” como “El gran Hotel Budapest” se quedaron con cuatro estatuillas cada uno. Sin embargo, el peso de cada categoría inclina la balanza a favor del plumífero, ya que el film de Wes Anderson sólo ganó en las categorías de “Mejor Diseño de Vestuario”, “Mejor Maquillaje”, “Mejor Diseño de Producción” y “Mejor Banda Sonora Original”.

Por otro lado, los tan esperados premios a “Mejor Actor” y “Mejor Actriz” vinieron a confirmar lo que el público ya conocía de antemano. Un eufórico Eddie Redmayne recibió su primera distinción por “La teoría del todo”, mientras que la emocionada Julianne Moore se llevó el Oscar por su papel en “Siempre Alice”. Curiosamente, este año la Academia decidió premiar a artistas que les dieron vida a personajes con enfermedades tan complejas como irreversibles.

Si de sorpresas estamos hablando, difícil es ignorar que la distinción que recibió “El código Enigma” por “Mejor Guion Adaptado” no cabía dentro de los planes del público presente. Asimismo, que “Whiplash” le haya ganado a “Birdman” en “Mejor Mezcla de sonido” y, a “El francotirador” en “Mejor Montaje” resulta un poco difícil de creer. Más aún, si esto fue lo que la convirtió en la tercera ganadora de la noche, con tres premios en total.

Hasta aquí, todo parece bueno. Sin embargo, la figura del ganador también tiene su antítesis. Y si hablamos de perdedores, no caben dudas que la gran perdedora de la noche fue la cinta “Boyhood” de Richard Linklater, que tuvo que regresar a casa con las manos vacías. Algo similar le sucedió a la super taquillera película de Clint Eastwood, que sólo recibió un galardón por “Mejor Edición de Sonido”, y a “Interstellar”, ganadora únicamente por “Mejores Efectos Visuales”.

Que “Relatos Salvajes” –nuestra gran película de Damián Szifrón- no haya podido ganar el premio a “Mejor Película Extranjera” nos ubica dentro de la misma senda. No obstante, es preciso reconocer que la polaca “Ida” se convirtió en este último mes en la favorita de los grandes festivales de cine internacional, ytanto su conmovedora historia como su buena idea de filmación la volvían muy superior a la representante argentina, que “perdió ante la mejor”.

Finalmente, la ceremonia también tuvo música.Maroon 5, Glen Campbell, Rita Ora y John Legend se encargaron de darle un particular toque emotivo a la premiación, que contrastó con el irreverente número musical de TheLonely Island, que interpretó la canción de la película infantil “Lego”. Sin embargo, la mejor performance estuvo a cargo de Lady Gaga, quien regaló una excelente versión de uno de los temas de “La novicia rebelde”.