Llega la época en la que las vacaciones y la exposición sin protección al Sol pueden terminar en quemaduras graves. Consejos para evitarlo.

Si bien lo recomendable es mantener un cuidado estricto todo el año, a modo de prevenir quemaduras, lunares y el tan temido cáncer de piel, hay que prestar extrema atención a esta época del año, y sin dudas, al cuidado de los más pequeños a la hora de salir a la calle, la playa o la pileta.

Estos son los consejos a seguir para pasarla bien debajo del Sol sin mayores daños:

  • Escoger una crema de protección solar adecuada para nuestro tono de piel. Ante la duda, utilizar aquellas de más de 30 FPS.
  • Utilizarlo al menos 30 minutos antes de salir al Sol, ya que es lo que demora en absorberlo la piel.
  • Mantener una dieta rica en frutas y verduras: un cuidado interno nos brinda una piel más fuerte.
  • Intentar no pasar más de 30 minutos en el Sol en las primeras exposiciones que tengamos después de meses sin tenerlas, para que la piel se vaya “acostumbrando”.
  • De todas formas, en lo posible evitar pasar más de 30 minutos debajo.
  • Prestar atención: el protector solar que usamos, es a prueba de agua? Si no lo es, recordar aplicar el factor nuevamente cada dos horas, en caso de ingresar a la pileta, río o mar.

Qué hacer en caso de ya tener daños en la piel por no tomar los recaudos necesarios?

  • Tomar una ducha sin utilizar jabones de tocador, limpiar preferentemente con jabón blanco.
  • Calmar las quemaduras con cremas y lociones post-solares
  • También se recomienda utilizar Aloe Vera: se cortan las ojas a la mitad y se esparce el “gel” de la misma en la piel.
  • Usar cremas humectantes para regenerar la sequedad
  • Beber mucha agua: al igual que el consejo general, intentar cumplir los dos litros de agua diarios.

Como siempre, ante emergencias o mayores dudas, acudir al médico.