Cristina Lobo, la funcionaria salteña que dijo que el «ministerio de Salud no es un obituario» en medio de la polémica por la desnutrición infantil en la provincia, renunció hoy a su cargo de secretaria de Alimentación y Nutrición Saludable.

La salida de la funcionaria se produjo después de que el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, consideró «inadmisibles» sus declaraciones tras la muerte de al menos cuatro niños por problemas de nutrición en los últimos cinco meses.

Fuentes gubernamentales que cita la edición web del diario El Tribuno confirmaron esta tarde que Lobo será sustituida en el cargo por Gladys Pernas, subsecretaria de recuperación nutricional.