Estado Islámico retomó Palmira y crece el conflicto entre EEUU y Rusia

La organización terrorista yihadista Estado Islámico aprovechó el cese de operaciones de Estados Unidos en Siria para tomar nuevamente la antigua ciudad del país, que está sufriendo una de las crisis humanitarias más graves de los últimos tiempos.

El triple conflicto entre Rusia-Siria, con Estados Unidos y los Rebeldes, y con Estado Islámico sigue recrudeciéndose, luego de que EI vuelva a controlar la importante ciudad de Palmira, ubicada en el centro del país de Medio Oriente.

Las operaciones se iniciaron luego de que Estados Unidos no coopere con Rusia y Siria, según afirman desde el Kremlin. Peskov, representante de la embajada rusa en Argentina, sostuvo que «es bastante obvio que diversos motivos están haciendo salir de Irak grupos bastante importantes de terroristas, que logran así formar grandes unidades en territorio sirio y lanzar acciones ofensivas».

Estados Unidos y el ejército iraquí, están combatiendo a los yihadistas en Mosul, Irak, pero el cerco que establecieron no es sólido y deja escapar de la ciudad una gran masa de adeptos a Isis, que se unen al resto de sus compañeros en Siria y permiten reagrupar a la organización extremista islámica.

Según indican las fuentes, la toma de la ciudad turística de Palmira se efectuó con un gran número de milicianos de Estado Islámico, al menos 5.000, que utilizaron coches bombas y ataques suicidas para hacer retroceder las fuerzas sirias.

Para Peskov, la inacción de Estados Unidos en Siria es un «egoísmo táctico” que no permite mejorar la situación inhumana que se vive en el país. Por otro lado, destacó que la toma de Palamira demuestra que «los terroristas no deben tener la menor oportunidad, ni se debe aflojar la presión sobre ellos».