El juez Thomas Griesa autorizó el pago de títulos del canje de deuda argentino a los bonistas europeos, pero mantuvo congelados los fondos del Bank of New York Mellon (BoNY) para cancelar bonos emitidos bajo legislación norteamericana.

La autorización del juez está dirigida a las entidades bancarias Euroclear Bank y Clearstream Banking, agentes de pago del país en Europa, según informaron esta noche agencias internacionales de noticias, según Noticias Argentinas.

Además, el texto firmado por el magistrado neoyorkino señala, que las órdenes enmendadas del 23 de febrero de 2012, «no prohíben los pagos de bonos denominados en pesos» que fueron emitidos por la República Argentina en los canjes de deuda soberana, bajo ley nacional.

El monto que debió pagarse el 30 de junio pasado por los bonos con ley europea eran de 302 millones de dólares, de un total de 590 millones que están en la cuenta del Banco de Nueva York (BONY) en el Banco Central.

El juez emitió su decisión horas después de la audiencia con delegados de los fondos buitre y de los abogados que representan a la Argentina. Al efectuar esta autorización por única vez, Griesa liberó el pago en las mismas condiciones que ya permitió a Citibank hace unos días la cancelación de bonos con legislación argentina, los que se entregaron a Repsol por la expropiación de YPF y a bonistas japoneses.

Así, Griesa ha tenido que permitir estas excepciones a la cláusula «pari passu» sobre la que dictó sentencia el 23 de febrero de 2012, según la cual protegía a los litigantes (tenedores de bonos de deuda no reestructurada) obligando a la Argentina a pagar de manera simultánea a todos los bonistas.

Citibank, Eurclear, Clearstream, son hasta ahora los que pueden efectuar el pago con los fondos que la Argentina depositó a tiempo para evitar una situación de default.

La decisión de Griesa especifica que las demás entidades financieras, entre ellas el Bank of New York Mellon (BoNY) siguen con los fondos congelados para el pago de títulos en dólares bajo legislación norteamericana.

El magistrado agrega así otra decisión controvertida, reconociendo el derechos a cobrar de los tenedores de títulos bajo legislación europea, pero al mismo tiempo lo desconoce para quienes tienen bonos emitidos con ley norteamericana.