PowerchairFootball Argentina es una fundación deportiva que desarrolla el fútbol en sillas de ruedas motorizadas. A continuación, explicaremos de qué se trata este deporte y cuáles son los objetivos de la fundación.        

La idea nació en Canadá y Francia a fines de los años ’70 con el objetivo de mejorar la calidad de vida de personas con discapacidades motrices severas a través de la actividad física. Con el correr de los años, a partir de la unión de ocho países surgió un reglamento común y en 2006 fue creada la FIPFA (Fédération Internationale de PowerchairFootballAssociation). Esta asociación celebró el primer mundial de este deporte en Tokio en 2007, y en París tuvo lugar el mundial de 2011.

En el 2012, el proyecto llegó a la Argentina de la mano de Mariano Zegarelli y Lorena Lardizábal, padres de Valentino (integrante de PowerchairFootball Argentina). Este año, se realizó la primera Copa América de este deporte que fue disputada en Rio de Janeiro, y participaron selecciones como Estados Unidos, Canadá, Uruguay, Australia, Brasil y Argentina.

Las reglas de este deporte son diferentes a las del fútbol convencional ya que se juega sobre cancha de básquet, son cuatro los jugadores por equipo, la pelota utilizada es N° 10 –el doble de tamaño de la de fútbol tradicional- y los partidos oficiales tienen una duración de dos tiempos de veinte minutos. El deporte está destinado a personas que por diferentes causas, como parálisis cerebral, atrofias y distrofias musculares, esclerosis múltiple, cuadriplejias, ACV, traumatismos encéfalo craneanos y lesiones medulares tienen la necesidad de usar sillas de ruedas motorizadas.

Los padrinos de esta fundación son: Gonzalo Vilariño (preparador físico de alto rendimiento deportivo y ex-entrenador de la Selección Argentina de futbol sala para ciegos, conocidos como “Los Murciélagos”), Matias Almeyda (ex-futbolista y actual técnico de fútbol en Primera División) y Sergio “Cachito” Vigil (ex-entrenador del seleccionado argentino de Hockey, conocidas como “Las Leonas”).

El avance de PowerchairFootball en Argentina es cada vez mayor y la fundación planea expandirse, aún más, para que las personas con discapacidades motrices puedan dejar de ser espectadores y se conviertan en protagonistas dentro de la cancha.

Santiago Rocca