Jorge Lanata en su programa de radio Mitre dio a conocer las escuchas donde el prefecto Alcides Díaz Gorgonio, quien está preso tras ser acusado de haber robado la casa de Sergio Massa, era agente de inteligencia y trabajaba como espía en un área que depende del secretario de Seguridad, Sergio Berni.

Díaz Gorgonio fue grabado por la Justicia en conversaciones telefónicas en las que reconoce su implicancia en el hurto, en plena campaña de 2013, a la casa que el líder del Frente Renovador tiene en el barrio cerrado Isla del Sol.

Tras conocerse las escuchas, Massa calificó de «hecho muy grave» que «desde la cárcel y con tanta libertad se intente manipular una causa». En declaraciones a Radio Mitre, el candidato a presidente se mostró esperanzado en que se realice el juicio, que tiene fecha de comienzo 5 de marzo, que «haya sentencia y se llegue a la verdad».

En uno de esos diálogos con su esposa, Díaz Gorgonio reveló que una enfermera que lo atendió bajo arresto lo reconoció porque lo vio en las filmaciones difundidas por la prensa. Según la escucha, tras el interrogatorio de la asistente, él responde: «Sí, le digo, esto es para mi excarcelación (por el análisis al que se estaba sometiendo)».

En otra conversación, Díaz Gorgonio admite que trabajaba como agente de la Dirección Nacional de Inteligencia Criminal, un organismo de espionaje que depende del Ministerio de Seguridad. «La Dirección de Inteligencia Criminal, donde estaba yo, pasó directamente a la Agencia Federal», le cuenta a su mujer al explicarle el proyecto kirchnerista de renovación de la ex SIDE. Estas revelaciones dejan al descubierto la existencia de una red de espionaje con apoyo gubernamental.