Mucho se hablado  acerca de la apatía histórica que sobre la política se percibe en las personas más jóvenes, pero actualmente está sucediendo todo lo contrario, Inma Aguilar, experta en Comunicación política, nos dice que si en 2007 vivíamos en una sociedad en la que los jóvenes se autodenominaban apolíticos, en la que incluso pervivía la advertencia del ‘no te metas en política’ de sus abuelos, siete años después el panorama es radicalmente diferente,  en 2014 “los jóvenes son hiperpolíticos”.

Este cambio en el panorama social se ha denominado como un “fenómeno de hiperpolitización en el ámbito juvenil” que, según la experta en comunicación política, obedece a un “estado de ánimo”, Politólogos y sociólogos no tienen dudas de que el interés por la política ha crecido exponencialmente desde el inicio de las crisis económicas, sobre todo entre las nuevas generaciones, siendo esta  la capa de  población que más está sufriendo las consecuencias de estas.

La principal razón de este gran cambio obedece a razones que tienen que ver con la toma de conciencia política  por parte de la sociedad, ya que al parecer la gente está tomando  de manera concretalos efectos de estas recesiones económicas, reconociendo las consecuencias,porque son los principales afectados por ellas, ya no se trata de una simple abstracción sino de algo meramente personal.

Este nuevo paso al frente, dado por los jóvenes en lo referente a su actividad política, tiene que ver con el grado de aceptación y reconocimiento dentro de una cultura política que va desarrollando actitudes en las nuevas generaciones que a la postre son las más perjudicadas por la crisis debido a la quiebra de sus expectativas, y su mayor prioridad ahora consiste en tratar de cambiar las cosas, aunque muchas veces sea sin ni siquiera saber hacia qué dirección.

Cabe destacar el impacto que causan también las nuevas tecnologías de la información en los jóvenes, vivimos en una era digital donde predomina esa forma de participación a través de las grandes redes de comunicación que están siendo aprovechadas en las nuevas formas de hacer la política, y en la cual los jóvenes son expertos y están viendo en ellas posibilidades de cambio,tomando las riendas en la arena política, hasta el punto de poner al sistema contra las cuerdas, como lo ocurrido en los alzamientos populares, en 2010, en los países árabes, más conocido como la primavera  Árabe, donde internet y las redes sociales fueron factores importantes, mas no determinantes, de estos levantamientos.

Existe un  empoderamiento de la sociedad, cuyo caldo de cultivo reside en el hartazgo de la ciudadanía y la toma de conciencia de que es posible influir en la cosa pública, por tanto, la tecnología le imprime una mayor velocidad a este fenómeno, pero debemos ser conscientes de que por sí misma no crea más democracia, son varios factores que van de la mano.

En definitiva, las reglas del juego están cambiando, el interés por la política es cada vez mayor, y los jóvenes ganan en experiencia para imponer con inteligencia sus posiciones, generando  una dinámica imparable, propagadora de nuevas formas de hacer y ver la  política.