Libros incunables fueron encontrados el miércoles de la semana pasada por las fuerzas de seguridad y el fiscal federal Guillermo Marijuán en una de las casas de Lázaro Báez –llamada Chacra 39. Cuando allanaron la vivienda se encontraron con una biblioteca con un alto valor histórico y económico.

Entre las obras estaban La Razón de Vida, firmado por su autora, Eva Perón; Viaje a la Patagonia Austral, con la rúbrica del perito Francisco Pascasio Moreno; también libros firmados por Juan Domingo Perón y Jorge Luis Borges; y hasta Mi lucha, del nazi y genocida alemán Adolf Hitler.

El Juez Casanello entendió que un tesoro cultural, histórico y económico como esos libros debían quedar al cuidado de una institución idónea y especializada y entendió que la mejor era la Biblioteca Nacional. Por eso, Casanello pidió a las autoridades de la Biblioteca, que depende del Ministerio de Cultura de la Nación, que hagan un inventario de los libros y les den un fin social.

La medida fue tomada en base al artículo 23 del Código Penal que permite entregar a entidades públicas un bien decomisado que «tuviere valor de uso o cultural para algún establecimiento oficial o de bien público».

La decisión es provisoria y hasta tanto Báez sea eventualmente condenado en un juicio oral y público y el veredicto quede firme. Si eso ocurre, los libros, como los restantes bienes secuestrados, serán decomisados y rematados por el Estado.

incunables