A un mes de la tragedia del submarino ARA San Juan, la Armada descartó ayer tres nuevas pistas para poder hallarlo; los familiares de los tripulantes convocaron a la ciudadanía a manifestarse hoy “pacíficamente y sin banderas políticas” en todas las plazas del país para reclamar que continúen las tareas de búsqueda del submarino; y comenzaron a trascender detalles de la durísima interna de la Fuerza, que ya llevó a suspensiones y renuncias de altos mandos.

Tras conocerse hace unos días que el Ministerio de Defensa suspendió a dos jefes navales, el comandante de Adiestramiento y Alistamiento, contraalmirante Luis López Mazzeo, y el capitán de navío Claudio Villamide, ayer la Armada subrayó que es “la principal interesada en encontrar al submarino para poder determinar los motivos y las causas que lo llevaron a esa situación y así prevenir futuros accidentes”. No obstante, se conoció el contenido de un “paper” que circuló en la misma fuerza, en el que se señala que “la sanción impuesta está basada en una serie de hechos y eventos que, parcialmente reseñados, no describen el verdadero estado de funcionamiento del submarino San Juan y a la realidad de los hechos en torno a su búsqueda, tal cual surgen de una serie de constancias documentales oficiales que la resolución deliberadamente omitió de mencionar y evaluar. Las conclusiones de la resolución son, así, falsas porque parten de supuestos igualmente falsos o de información parcial, seleccionada tendenciosamente”.

Ese documento también señala que “la resolución se adoptó, además, sin haber cumplido con ninguno de los procedimientos e instancias previstos en la normativa vigente para la elucidación de las responsabilidades que se pretendía llevar a cabo. No existieron consultas a los comandantes operativos u organismos técnicos, ni investigaciones previas en el marco de procedimiento alguno”.

“Ninguno de los comandantes operativos -apunta el documento- está dispuesto a convalidar una decisión que no cumplió con los reglamentos y procedimientos vigentes ni, mucho menos, pretenda imponer conclusiones falsas que disimulen la verdad de lo que ocurrió”.

Mientras tanto, oficialmente, la Armada informó ayer que se analizaron tres nuevos objetos hallados entre 900 y 1.200 metros de profundidad que no se corresponden con el ARA San Juan, de cuya desaparición se cumple hoy un mes, e informó que el buque Islas Malvinas volverá a la zona de búsqueda para sumarse a las cuatro embarcaciones que están buscando el navío.

“Durante el día de ayer, el buque de investigación científica Atlantis, de Estados Unidos, realizó tres inspecciones visuales sin contacto positivo visual ni sonar que corresponda al Submarino ARA San Juan”, informó la Armada en su informe de prensa.

Según se precisó, los objetos analizados fueron encontrados a 1.200, 1.000 y 900 metros de profundidad, y el relevamiento se realizó con uno de los vehículos sumergibles remotos abocados al rastreo del submarino. Además del Atlantis, en la zona de búsqueda hay otros tres buques, “el destructor ARA La Argentina, el aviso ARA Puerto Argentino y el buque de investigación científica Protector, de Gran Bretaña”.

Según informó la Armada, el buque Islas Malvinas tenía previsto zarpar de la Base Naval Puerto Belgrano para arribar en 48 horas al área donde se concentran los esfuerzos de búsqueda, mientras que el buque ruso Yantar volvió al Puerto de Buenos Aires para efectuar tareas de reabastecimiento.

En su comunicado de ayer, la Armada, según el texto oficial, comunicó que “se continúa con la búsqueda en el lecho marino hasta agotar los medios a disposición, y se mantiene el compromiso de acompañar a los familiares, que aguardan novedades desde hace casi un mes en la Base Naval de Mar del Plata”.