Fuentes de la Casa Rosada comenzaron a filtrar que el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) ya había sido firmado por todos los ministros del gabinete nacional, menos por el presidente Macri, que luego de una amenaza de ruptura de Lilita Carrió decidió dejarlo en suspenso.

La diputada Elisa Carrió salió a cruzar esa posibilidad de manera firme al punto de dejar flotando la ruptura con el gobierno, con un tuit fulminante: «Carrio y la Coalicion Cívica juraron respetar la Constitución Nacional y no la van a violar bajo ningún concepto. Un DNU violaría gravemente la Constitución Nacional», sostuvo la diputada.

La posibilidad del decreto también había sido rechazada por el bloque kirchnerista en la conferencia de prensa que ofreció luego del fracaso de la sesión. Agustín Rossi, jefe de esa bancada, afirmó: «Sería un grave error del presidente Macri ¿Y el diálogo? ¿Y el consenso? ¿Y la unidad de los argentinos? ¿O sea que hay diálogo si se vota las leyes que envía el gobierno y si no pasan, se sacan por decreto?».

En el gobierno, sin embargo, no está para nada descartada la vía del decreto. «Si el lunes no nos dejan sesionar y vuelven a hacer la patoteada de este jueves, sale la reforma por decreto y Lilita va a tener que entender que no quedaba otra opción», afirmaron a LPO fuentes de la Casa Rosada.

Por eso, la jugada de dejar el decreto redactado y con la firma de todo el gabinete. Al mismo tiempo que reconocían las fuentes del Gobierno que ya sea el bono compensador o un pago extraordinario no es lo que ellos querían, pero luego de la severa derrota de este jueves el realismo político los llevó a ceder.

En el plano interno, otra vez crecieron ciertos reproches al vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, por el diseño de esta reforma que viene a intentar enmendar el parte de la anterior «Reparación Histórica», que él mismo diseño.