El paquete de leyes para ajustar el gasto que lanzará María Eugenia Vidal, tiene entre sus objetivos terminar con el rojo de la caja previsional del Banco Provincia (Bapro) que tiene un déficit de 5.000 millones de pesos anuales.

Todos los años tienen un déficit de entre 4.000 y 5.000 millones que obliga a la Provincia a tomar deuda para cubrirlo. Por eso, en la gestión de Vidal consideran que el sistema no es viable.

Es que hay unos 16.000 jubilados en la caja del Bapro, que deben financiarse con el aporte de aproximadamente 8.000 trabajadores. Las jubilaciones van de 40.000 pesos a 150.000 mil, una cifra que obliga al déficit.

En el gobierno de Vidal desde hace tiempo que hablan de «falencias» del sistema previsional del Bapro y ejemplifican con que debería haber unos tres activos por cada pasivo para no terminar en rojo, a diferencia de lo que ocurre. También opinan que las edades para acceder a la jubilación son relativamente bajas y están en transición: entre 57 y 60 años.

Por eso, en la ambiciosa reforma jubilatoria que idea Vidal -que iría en sintonía con la que impulsa a nivel nacional el presidente Mauricio Macri- contempla un aumento de la edad jubilatoria de la caja de empleados del Bapro y una eventual revisión de sus asignaciones más altas.

El ministro de Economía bonaerense, Hernán Lacunza, fue claro en mayo de este año cuando lanzó que el déficit del año pasado tuvo un gasto extraordinario de la caja previsional del Bapro, que según este gobierno Daniel Scioli se había «olvidado de registrar» en cinco años.