El chico de 14 años que había sido baleado por motochorros en un tiroteo perdió la vida. Estaba internado con muerte cerebral desde nochebuena.

La familia Aguinaco nunca se imaginó la pesadilla que viviría a fin de año. El sábado, a horas de festejar la nochebuena, Brian, de sólo 14 años fue baleado por dos motochorros que estaban robando en el barrio.

Debido a ese balazo, que hirió al chico en su cabeza, quedó internado en terapia intensiva con muerte cerebral.

Finalmente, luego de pelear por su vida durante dos días, Brian falleció. Ayer al mediodía, su padre había publicado en Facebook para pedirle que no bajara los brazos. Sin embargo, los daños fueron irreversibles para la salud de su hijo.

El lamentable episodio ocurrió el sábado por la tarde, cuando Brian se encontraba junto a su abuelo en su auto. En ese momento, dos motochorros que habían robado a una mujer se cruzaron en su camino mientras escapaban. Pensando que ellos lo estaban siguiendo con el auto, efectuaron varios disparos. Uno de ellos hirió al joven.

Su abuelo lo llevó inmediatamente al hospital Piñeiro, donde falleció este lunes.