Los dudosos motivos de la muerte del empresario Juan Alberto Paladini, de 64 años, el sábado pasado en las afueras de Rosario, desataron un escándalo entre la familia del difunto y el poder judicial de Santa Fe.

Mientras que Nicolás Paladini, asegura que su padres fue víctima de un hecho de inseguridad, y muestra la prueba del diario “La Capital” de Rosario, Jorge Baclini, el jefe de la Fiscalía Regional de Rosario, asegura que Juan Alberto Paladini, circulaba a alta velocidad, sin cinturón de seguridad, y que ni en los asientos ni en el vidrio del Audi R8, se encontraron sustancias similares a un ladrillo, u objeto posible que convierta este “accidente” en un homicidio.

Supuestamente desde que Berni dispuso que la Gendarmería patrulle Rosario, bajaron los índices de inseguridad, pero este caso, es un escandaloso intento por tapar la cruda realidad que vive no solo Rosario, sino todo el país.