La uno del mundo superó a la serbia Ana Ivanovic por 6-4 y 6-1 en la superficie dura estadounidense. Por primera vez obtuvo este torneo y sumo el 62º en su carrera.

Finalmente Serena Williams pudo consagrarse en uno de los pocos trofeos que no tenía su inmensa vitrina y ganó el certamen con mucha convicción, en su casa y habiendo cedido un solo set a lo largo del torneo.

En el primer parcial la uno del mundo tuvo inconvenientes con su juego y Ana Ivanovic, 11 en el ranking, se colocó 3-1 arriba aunque la local se recuperó quebrándole en dos oportunidades y ganar ajustadamente 6-4.

Todo cambió al siguiente set y la tenista de 32 años dominó a voluntad, incluso ganando el 100% de sus primeros saques (12), habiéndose llevado 11 games de los últimos 13 para culminar 6-1 en una hora y dos minutos de partido.

La ganadora de 17 Grand Slam dejó el historial 7-1 contra la serbia y sumó el quinto título del año (Stanford, Roma, Miami y Brisbane). También alcanzo el 62º de su carrera, además de quedarse con los 2.567.000 dólares en premios