El “Matador” dilapido al equipo de Guillermo Barros Schelotto y tan solo en 45 minutos lo bailó con un contundente 3-0, con tantos de Leandro Garate, Gabriel Peñalba y Lucas Wilchez. El “Granate”, que terminó con diez por la expulsión de Maximiliano Velázquez, desperdició una gran chance de quedar como puntero y ahora necesita del “Pincha” para que River no se aleje.

Lanús tenía la gran chance por primera vez en lo que va del campeonato de quedarse con la punta de manera transitoria, y esperar un tropiezo de River ante Estudiantes en el Monumental. Sin embargo, en los 45 minutos pendientes de la 14º fecha, al equipo de Guillermo Barros Schelotto lo tumbó Tigre y de que manera. El conjunto de Gustavo Alfaro lo sepultó con una goleada por 3-0 y dinamitó las ilusiones del Granate por llegar a la cima.

A Tigre le salieron todas y a Lanús ninguna. Porque sino sería difícil de explicar como uno de los aspirantes al título puede caer tan categóricamente ante uno, que pese a la levantada desde la llegada de Gustavo Alfaro como técnico, solamente acumulaba hasta este partido unos modestos 17 puntos. Los de Guillermo jugaron uno de sus peores partidos del campeonato y los de Victoria, en contrapartida, uno en nivel deluxe.

Rápido como la luz se anotó el local en el marcador por intermedio de Leandro Garate tras una serie de rebotes. En desventaja, Lanús entró en desesperación, se apuró más de lo que el reloj demandaba y nunca fue nítido con la pelota en los pies. Antes de irse al mini descanso, complicó aún más su situación por la expulsión de Maximiliano Velázquez por un planchazo a Garate.

Gabriel Peñalba anotó el segundo del Matador al minuto del complemento y fue sentenciando la historia cuando todavía quedaba un rato. Lucas Wilchez, a poco del final, le puso el moño de goleada al partido cuando ya Lanús se había resignado a no defender más y buscar la heroica de la que jamás estuvo cerca.

Con esta derrota, Lanús quedó con 30 puntos y sigue a dos del líder River (recibe a Estudiantes). El lunes próximo visitará a Independiente, rival directo en la lucha por el campeonato, y depende de lo que haga en Avellaneda seguirá el ten del título o no. Por su parte, Tigre sumó tres puntos importantes para clavarse en los 20 puntos que lo mantienen expectantes para continuar mejorando lo hecho de la mano de Alfaro.