La popularización en la red de la campaña de concientización y recaudación de fondos para el tratamiento de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) sirvió también para distribuir códigos malignos. Sin embargo, especialistas aseguran que se trata de acciones de inexpertos y que, por lo tanto, no resulta peligroso.

Los miles de baldazos de agua helada tirados sobre la cabeza de los nominados no sólo trajo consigo la concientización y la recaudación de fondos para la ELA. La empresa de seguridad informática Kaspersky Lab informó que cibercriminales aprovecharon la masividad que adquirió el Ice Bucket Challenge para distribuir virus.

“La buena noticia es que los grupos criminales que están perpetrando estos ataques no son expertos y no usan malwares demasiado peligrosos”, afirmó en su blog. Además aseguró que los delincuentes utilizan kits de herramientas automatizadas que resultan inútiles en computadoras parcheadas y equipadas con un antivirus actualizado.

Sin embargo, no está de más tomar ciertas medidas de precaución. Como no abrir cualquier enlace que llegue al correo electrónico como a Facebook o corroborar que los sitios para hacer donaciones sean legítimos y seguros.