El Millonario lo venció 3-0 en el Estadio de Mendoza en las semifinales de la Copa Argentina. Fernández, Maidana y Borré anotaron para que su equipo avance por segundo año seguido a definir el título ante Atlético de Tucumán.

River pudo olvidarse un rato de la eliminación en la Copa Libertadores y la derrota en el Superclásico con Boca, pudiendo salvar el año entre comillas consagrándose por segundo año seguido en la Copa Argentina, sabiendo que si lo consigue podría enfrentar en la Supercopa a su eterno rival.

El elenco de Marcelo Gallardo monopolizó el balón frente a un rival tirado en el fondo, costándole romper el esquema al principio pero lo consiguió sobre el final. Gonzalo Martínez por izquierda mandó un centro pasado e Ignacio Fernández en posición ilícita la empujó a los 39 minutos.

El desconcierto del equipo que juega la B Nacional no se diluyó y en otra acción similar su oponente lo golpeó. El uruguayo Nicolás De La Cruz, esta vez habilitado, centró al segundo poste donde Jonatán Maidana aumentó tres minutos más tarde.

Los dirigidos por Walter Otta salieron en busca del descuento en el complemento, sin ideas y con empuje, aunque no estuvieron a la altura y sufrieron en el cierre la puñalada en Mendoza. Ariel Rojas tocó para el recién ingresado el colombiano Rafael Santos Borré que definió ante la salida del arquero Julio Salvá y el 3-0 final.

River llegó a la final por segundo año seguido y disputará el trofeo de la Copa Argentina ante Atlético de Tucumán que viene de dejar en el camino a Rosario Central, clasificándose automáticamente a la Copa Libertadores, y el ganador jugará la Supercopa ante Boca, en lo que sería un hecho inédito si el Millonario gana el torneo.