La búsqueda de Florencia Di Marco llegó ayer al peor final, cuando la encontraron muerta en un paraje de Saladillo y por el asesinato detuvieron al padrastro, que había participado de la búsqueda y los pedidos de ayuda.

Las pruebas que maneja la justicia son comprometedoras para Lucas Matías Gómez: una filmación que muestra a su auto cruzando un peaje que llevaba a Saladillo, y otras pruebas halladas en la casa.

La primera evidencia pone al acusado en el camino hacia el lugar donde fue hallado el cuerpo de la adolescente. Gómez había asegurado que había dejado a Florencia en la escuela por la mañana, y que no la había vuelto a ver. La autopsia reveló que antes de morir, la joven había sido brutalmente violada.

Luego de ese primer descubrimiento, siguió otro que complicó más a Gómez: la chica tenía signos de abusos anteriores, por lo que la hipótesis pasó a ser inmediatamente la de un crimen familiar.

Tras la detención del padrastro, que se realizó ayer por la tarde en la casa de la familia ubicada en el barrio Lucas Rodríguez, de San Luis, la policía revisó la casa. A pesar de que no dieron detalles, desde la pesquisa indicaron a El Diario de La República que se encontró evidencia contundente contra Gómez.

Gómez vive hace 9 meses en esa vivienda junto a su pareja, y madre de Florencia, Carina Valeria Di Marco. Al momento del crimen, la mujer se encontraba internada en la maternidad, ya que acababa a dar a luz a una niña, el tercer hijo que tenía junto al detenido.

Florencia Di Marco