La autopartista Paraná Metal paralizó su planta en Villa Constitución para afrontar caída de las ventas en los mercados de la construcción y metalmecánico, indicaron fuentes gremiales. Las suspensiones serán por 21 jornadas donde los empleados podrán gozar del 75 por ciento del sueldo de bolsillo.

Según la compañía, esta medida provoca la suspensión de unos 150 operarios, pero la UOM de Villa Constitución cree que el personal afectado es el doble, de acuerdo con Noticias Argentinas.

Paraná Metal, perteneciente al grupo Indalo del empresario kirchnerista Cristóbal López, alude una caída de las ventas.

«Nos han informado que la planta frenará su producción desde el 18 del corriente mes hasta el próximo 9 de setiembre», adelantó hoy Héctor Ibarra, titular de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) de la ciudad santafesina.

«Además, en el complejo industrial (de Villa Constitución) están aprovechando la situación para hacer las reestructuraciones internas», sostuvo respecto de los problemas de empleo que afronta el sector en esa zona. «Nosotros trataremos de mantener reuniones con funcionarios del Ministerio de Industria (de la Nación), para tratar de paliar esta situación», aseguró. En ese sentido, destacó que «lo de Paraná Metal puede ser que sea bastante complicado, porque hace mucho que viene a los tumbos».