Paris Saint Germain derrotó como local 7-0 al Bastia y pasó a los 16 avos de final por la Copa de Francia. El argentino anotó el sexto tanto para los parisinos, marcando el primer gol de la temporada oficial.

Paris Saint Germain intenta pese a algunas bajas seguir dominando las competiciones en su país y a través de un juego compacto aplastó a un rival inferior, enfocándose de inmediata en la Ligue 1 donde sorpresivamente perdió algo de terreno.

Los locales tardaron en desequilibrar aunque luego del primer tanto el cotejo cambió radicalmente marcando dos goles decisivos. En primer lugar el capitán brasilero Thiago Silva anotó de cabeza a los 30 minutos y a falta de dos para la culminación el volante Adrien Rabiot amplió de zurda.

A la segunda mitad los dirigidos por el español Unai Emery aceleraron y fueron por más. El juvenil Christopher Nkunku robó el balón marcando un golazo lejano y luego antes de los 15 minutos el italiano Thiago Motta amplió de cabeza.

La visita nunca contrarrestó el ataque de su oponente que jamás renunció a su estilo agresivo. El quinto tanto llegó a través del penal anotado por el brasilero Lucas Moura y el posterior lo estampó el rosarino Ángel Di María con un zurdazo a falta de 13 minutos.

Los parisinos cerraron la goleada en el Parque de los Príncipes con el golazo del alemán Julian Drexler que se la picó al arquero Thomas Vincensini para el 7-0 final y así avanzar a los 16 avos de la Copa de Francia que lo tiene como vigente bicampeón.