A pesar de las cientos de tácticas implementadas por Microsoft para reanimar al famosísimo explorador, parece haber llegado el fin del software como lo conocemos.

Con el éxito de otros exploradores como Firefox, Safari y Chrome, Internet Explorer perdió terreno y también el liderazgo que tanto supo tener hace ya varios años.

La idea de cambio de nombre, que surge como una posibilidad, no es algo más que una estrategia de marketing que desea implementar la multimillonaria empresa de softwares, Mircrosoft, con el fin de hacer que su “oveja negra” levante vuelo una vez más.

Parece ser que las incontables mejoras que la compañía desarrolló en su navegador, no fueron suficientes para recobrar el afecto de los cibernautas. Internet Explorer, que hasta el momento ha alcanzado su versión 11, cumpliría los 20 años en Agosto del 2015. Sin embargo, los rumores indican que el explorador de Windows cambiaría de identidad antes de las dos décadas.

Pese a lo que se supone, todavía no hay nada seguro. Sin embargo, esta posibilidad incrementa estrepitosamente la popularidad de la próxima versión del sistema operativo que lanzará Windows. Hasta entonces, habrá que esperar para saber.

Julián Groppo