A partir del martes, Microsoft dejó de lanzar actualizaciones para las viejas versiones de su navegador. Esto no significa que dejarán de estar operativos, sin embargo pasan a ser más vulnerables.

“Después del 12 de enero de 2016 Microsoft ya no proporcionará actualizaciones de seguridad o soporte para versiones anteriores de Internet Explorer”, comunicó la compañía en su blog oficial. Esto implica que dejará de trabajar en las versiones 8, 9 y 10 del explorador.

Aunque todas seguirán operativas serán mucho más vulnerables a ataques de ciberdelincuentes. Al no perfeccionarlos, terceros pueden buscar sus errores para plagar de malware la PC a través del browser.

La firma recomendó bajar el Internet Explorer 11. Esto se puede hacer  siguiendo unos pocos pasos. Una buena opción para quienes le resulte demasiado pesado es pasarse a Opera. Es gratuito.