La Selección arrancó bien en Beijing pero se fue desinflando y cayó merecidamente contra el conjunto de Dunga por 2-0. Tardelli se vistió de goleador con un doblete y Neymar se lució como el mejor en la noche que Messi erró un penal. Una involución para los de Martino con respecto a la victoria ante Alemania en Dusseldorf, y que el martes intentará corregir ante Hong Kong.

Argentina tuvo una actuación baja y recibió un duro cachetazo de Brasil en el Superclásico de las Américas. El conjunto de Gerardo Martino no paso la prueba impuesta y los de Dunga, aferrados al pizarrón de neutralizar para luego explotar a la joya Neymar y el implacable Diego Tardelli en los metros finales, aguantaron la embestida del inicio, consiguieron la ventaja de contra y liquidaron en el complemento de la mano del astro del Barcelona. Fue 2-0 para los brasileños, que igualaron el historial y dejaron más de una preocupación para el “Tata”.

Los primeros quince fue todo de Argentina que a los 20 segundos avisó sus intenciones  con Agüero, que no estuvo fino en la definición. Presión de los delanteros sobre la salida, marca hombre a hombre en la mitad es a lo que apostó Martino, emulando el estilo de su paso por el Barcelona y con Lionel Messi como eje de juego, y le salió pero duro poco. Brasil comenzó con el corte sistemático de faltas al conductor argentino y a quien se atreviera en velocidad a encarar hacia Jefferson, ganó confianza y se encontró con el gol de Diego Tardelli a los 27’, tras un grueso error entre Pablo Zabaleta y Federico Fernández.

Argentina fue en busca del empate sin demasiadas ideas pero con el peso de sus individualidades  y logró tener la inmejorable oportunidad desde los doce pasos luego de que el árbitro Fu Ming marcara una inexistente falta sobre Di María. Jefferson le adivinó la intención a Messi y todo quedó como estaba.

En la segunda mitad fue casi todo de Brasil, no por juego, sino porque reforzó su sistema cerrojo en tres cuartos y anuló completamente a la Argentina. Martino movió el banco e ingresaron Pastore e Higuaín por los desapercibidos Agüero y Lamela pero no encontró respuestas necesarias para abrir un partido que se complicaba cada vez.

De contra, Neymar se hizo un festín contra los defensores albicelestes y fue todo para los de Dunga, que estiraron la ventaja tras un corner y el olfato goleador de Tardelli. El delantero apareció solo por el segundo palo, tras un cabezazo de David Luiz, y a centímetros de las narices de Romero liquidó el partido.

Argentina tuvo para descontar con un tiro libre de Messi que tapó Jefferson y nada más. El resto para los de Martino fue sufrir las escapadas de Neymar y las convalecencias de un equipo jugado en ataque, no hizo pie en la mitad y jugó horrores desde lo defensivo.

Tras la derrota, Argentina completará su gira asiática el próximo martes ante Hong Kong, y tendrá la oportunidad de revertir esta pálida imagen. Los de Dunga jugarán el mismo día ante Japón.