El centro de Hong Kong se llenó de paraguas amarillos en este domingo sin lluvia. Es que los activistas prodemocráticos salieron ayer nuevamente a la calle para pedir elecciones totalmente democráticas en la ciudad, en su primera marcha desde que las autoridades pusieran fin a sus protestas del año pasado, que duraron casi tres meses.

«No queremos una democracia falsa», es uno de los lemas que defendieron los manifestantes en las calles, que se inundaron de paraguas -el objeto que se convirtió en símbolo de la revolución el año pasado cuando los manifestantes los utilizaron para protegerse de los gases lacrimógenos de la Policía- y de pancartas.

La marcha comenzó poco después de las 14 (hora local) y estuvo encabezada por figuras del movimiento, como Chan Kin Man, cofundador de «Occupy Central»; Joshua Wong, el joven líder de «Scholarism», que reúne a estudiantes de secundaria; y Lester Shum, de la Federación de Estudiantes universitarios. También participaron políticos de partidos democráticos de la isla.

Los manifestantes se reunieron en el Victoria Park del área de Causeway Bay, en Hong Kong, y otros cientos de personas protagonizaron una sentada en la Chater Garden del distrito central, una calle conocida por la presencia de tiendas de lujo, gritando lemas a favor el sufragio universal para elegir libremente a sus representantes y no a los candidatos previamente elegidos por Pekín.

Al final de la “Revolución de los paraguas”, en diciembre último, los líderes estudiantiles que impulsaron las históricas protestas aseguraron que la ocupación había llegado a su fin, aunque no las peticiones de democracia, una «necesidad», dijeron, que ha calado en la sociedad de la ex colonia británica.