Se confirma que 23.000 niños han quedado huérfanos tras haber perdido a uno o ambos padres o tutores debido a la enfermedad, según confirmaron fuentes de UNICEF.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró hoy el fin de la epidemia de ébola en Liberia y confirmó que fueron detenidas «todas las cadenas de transmisión» en África Occidental.

A su vez, el organismo advirtió que la tarea no ha concluido pues se esperan rebrotes de la enfermedad e instó a fortalecer la vigilancia y el sistema de respuesta en los próximos meses.

“En primer lugar, el riesgo de rebrotes es bajo pero significativo, ya hemos tenido diez de ellos hasta el momento. En segundo lugar, ese riesgo se va a reducir con el tiempo, a medida que el virus desaparezca del sistema inmune de los sobrevivientes, que puede persistir hasta 12 meses”, explicó el doctor Rick Brennan, director en respuestas humanitarias de la OMS,  durante  la conferencia de prensa celebrada en Ginebra; e indicó que «los países de África Occidental ya han puesto mecanismos en marcha para administrar ese impacto».

La epidemia del ébola ya cobró la vida de más de 11.300 personas e infectó a unas 28.500. Además, causó estragos en las comunidades, los sistemas de salud y las economías de los tres países más afectados: Liberia, Guinea y Sierra Leona.

Se confirma que 23.000 niños han quedado huérfanos en esas naciones tras haber perdido a uno o ambos padres o tutores debido a la enfermedad, según confirmaron fuentes de UNICEF.