El equipo de juego reducido perdió la segunda final en importancia por la tercera jornada del Circuito Mundial de Seven ante Australia por 5-21. Fue la segunda final seguida que disputan, antes de viajar a Sídney.

La caída ante Fiji que había cerrado el grupo, luego de haber vencido a Gales y Japón asegurando un lugar en la segunda ronda, abrió una racha negativa que continuó Inglaterra en el 7-33 de la última hora del sábado sudamericano.

El try de Etchart que sirvió para empatar gracias a Ezcurra fue la única variante en el marcador en un partido donde los de Gonzalo Gómez Cora cometieron demasiados penales. Por suerte encontraron el rumbo ante Kenia por 35-14 gracias a Menéndez, Ezcurra, Álvarez, Schultz y Muller más las conversiones de González.

Así fue como llegaron el partido por la Copa de Plata (quinto lugar) contra los australianos, luego de haber llegado a la final de Oro que en la jornada anterior en diciembre en Ciudad del Cabo. El primer try fue albiceleste por intermedio de Álvarez, pero esta vez González no anotó y nunca más movieron el marcador, sufriendo tres visitas al in-goal por la amarilla justamente al tryman.

Argentina bajó a la cuarta posición en la clasificación, empatando con Inglaterra, que perdió el tercer lugar ante Fiji. Los campeones defensores perdieron el liderazgo frente a Sudáfrica, pese a que éstos perdieron con Nueva Zelanda la final por 24-21.

Desde el sábado a la medianoche los Pumas viajarán a Sídney por primera vez – jamás había sido sede de este torneo, reemplazando a Gold Coast que habría la temporada y donde el año pasado los albicelestes también habían llegado a la final de plata – ante Fiji, Francia y Samoa, quienes se llevaron el Shield y Bowl.