La Academia, que jugaba con uno menos por la expulsión de Lollo antes de que llegará el descanso, se estaba llevando un empate de oro sin goles ante Guarní. Sin embargo, a poco del cierre Benítez clavó un derechazo cruzado para darle la victoria al local. El jueves se define la serie en el Cilindro, pero el domingo los de Diego Cocca tendrán otra prueba de fuego en el clásico ante Independiente.

Un par de minutos separaron a Racing de quedarse con un empate con olor a clasificación en Paraguay. Es que la Academia resistió hasta donde pudo con diez hombres y cuando quedaba muy poco para el pitazo final, Julián Benítez le dio el triunfo a Guaraní, que insistió con pocas ideas pero que tuvo su premio en un partido no muy lucido. La responsabilidad ahora recae en los conducidos por Diego Cocca, que deberán ganar si o si por dos tantos en Avellaneda para avanzar a las Semifinales de la Copa Libertadores y no caer en los penales o la eliminación (en caso de que los paraguayos consigan un gol de visitante. Encima, el domingo, recibe a Independiente en el Cilindro; que semanita se le viene a Racing.

El desarrollo tuvo su quiebre sobre el final de la primera etapa, cuado Luciano Lollo vio la roja y dejó a la Academia con diez. Si bien la falta existió, el árbitro brasilero Sandro Ricci compró la actuación de Santander-simuló un codazo en la cara- y mandó al central a los vestuarios antes de tiempo. Al descanso se fueron en cero los dos, porque en realidad a Guaraní le falto suspicacia e ideas para quebrar el planteo propuesto por Cocca y a Racing careció de claridad y convicción para ir a buscar ese gol de visitante que le facilitaba la serie.

En el complemento, Racing se metió atrás (ingresó Voboril por Milito) y resistió hasta donde pudo. Ni por asomo el conjunto paraguayo lo peloteó, pero prácticamente se instaló en campo visitante y dejó nulo cualquier incursión de la Academia a campo rival. Cuando todo parecía irse en cero, Julián Benítez sacó un disparo de otro partido y le dio la victoria a Guarní, que le permite ilusionarse con la clasificación.

La vuelta se disputará el próximo jueves en el Cilindro de Avellaneda, donde Racing deberá convertir dos goles y que no le hagan ninguno para obtener el pasaje directo. En caso de que los paraguayos acierten a la red, la Academia deberá convertir hasta y ganar por al menos dos tantos para obtener el pasaje a Semis.