El canciller Héctor Timerman expresó hoy al embajador interino de los Estados Unidos en la Argentina el «profundo malestar y enérgico rechazo del Gobierno» a las «impropias declaraciones del diplomático» con relación al «cumplimiento de los pagos a los acreedores de la deuda reestructurada».

El encargado de Negocios de la embajada norteamericana, Kevin Sullivan, formuló declaraciones periodísticas en las cuales sostuvo que «lo importante» para la Argentina es «salir del default lo antes posible». Por esa postura, Sullivan fue citado este martes al despacho de Timerman.

Además, el ministro de Relaciones Exteriores advirtió que «los dichos sobre un supuesto default por parte del diplomático no tienen ningún asidero fáctico, sino que coinciden con la postura de los fondos buitre».

Tras ese encuentro, Cancillería emitió un comunicado en el cual informó que el ministro «expresó el profundo malestar y el enérgico rechazo del Gobierno argentino por las impropias declaraciones del diplomático estadounidense».

El canciller advirtió que «en caso de repetirse este tipo de intromisiones en los asuntos internos de la República Argentina, se adoptarán las más severas medidas estipuladas en la Convención de Viena sobre la conducta de los representantes diplomáticos».