Las imágenes pertenecen a la cámara de la locomotora del tren 2277 que salió desde la estación Temperley, sin autorización, e impactó a la locomotora A921 que circulaba en la zona de playa de maniobras de dicha estación.

Un minuto antes del horario programado el conductor inicia la marcha del tren a pesar de que tenía el semáforo en rojo y, por lo tanto, no estaba autorizado a hacerlo.

A los pocos metros, antes de salir de la estación se escucha la primera orden por parte de la torre de control que le indica al conductor de detener la formación.

El conductor no contesta y continúa su marcha. Posteriormente, se observa el semáforo en rojo, al que hace caso omiso.

Esa señal en rojo indica que el tren debe detenerse por completo. Sin embargo continúa su marcha.

Una vez atravesada la señal, desde la torre de control se le realizan 6 pedidos más para que se detenga pero el maquinista continúa acelerando hasta impactar con la locomotora que circulaba en sentido contrario.