El Torito lo derrotó 2-1 como visitante por la 27° fecha del Torneo Largo de Primera División. Empezó perdiendo pero Carrasco y Gagliardi revirtieron las cosas para su equipo que sufrió la expulsión de Vera y ahora quedaron a cuatro de Colon que tiene un duelo menos.

Chicago ganó un partido clave de cara a sus aspiraciones de mantenerse en primera división, dándose el gusto de hacerlo ante un rival con mucha rivalidad y ahora deberá esperar que sus rivales de arriba cedan algún punto.

En el arranque del juego el equipo de Miguel Ángel Russo en su primera llegada nítida sacó diferencias a los dos minutos. Tras un centro desde el córner Milton Caraglio metió un cabezazo que dio en el poste y en rebote el defensor Emiliano Amor casi llevándosela por delante puso el 1-0 (tercer gol en el certamen).

La visita no se desordenó y presionó en la salida del rival, llegando a la igualdad con un grosero error del Fortín. Leandro Somoza desde mitad de campo tocó para atrás pero el delantero Mauricio Carrasco anticipó al arquero Alan Aguerre y le dio con tres dedos empatando parcialmente, gritando su segundo tanto en el torneo.

Los dirigidos por Rubén Forestello mejoraron a la vez que su oponente entró en una nebulosa y a la jugada siguiente casi logra el segundo. El Torito asfixió la salida de los defensores rivales y el balón le quedó a Lucas Baldunciel que le dio fuerte ante la enorme tapada de Aguerre a los 14 minutos.

Los de Liniers ganaron la posesión aunque esporádicamente atacaron con claridad y recién en la media hora de juego pudieron crear peligro tras la acción de Nicolás Delgadillo. El volante rompió líneas por la izquierda, la jugada se ensució y el balón le cayó a Yamíl Asad que probó con un derechazo a colocar pero el Federico Lanzillota reaccionó para evitar la caída.

En el complemento el Torito sorprendió de entrada y a los 20 segundos silenció al público del José Amalfitani. Matías Vera ganó su cuerda por la derecha, mandó un centro por debajo donde Alejandro Gagliardi anticipó a su marca Matías Pérez Acuña, dando vuelta el choque (sexto grito en el campeonato).

El propio goleador de los de Mataderos dos minutos después tuvo la gran chance de liquidar el duelo con un cabezazo bajo el arco, pero el delantero falló y le dio vida a su adversario.

Al no poder cerrar el partido la visita pecó su inexperiencia en la categoría y sufrió la expulsión de Vera que recibió la segunda tarjeta amarilla luego de la fuerte entrada sobre Pérez Acuña.

El Fortín sin ideas atacó en busca de la igualdad y generó dos chances de peligro con la superioridad numérica. Primero lo tuvo Caraglio con un cabezazo alto tras la mala salida del arquero y más tarde Hernán Toledo remató a colocar pero esta vez Lanzillota le dijo que no.

El duelo fue suspendido parcialmente por que la hinchada local colocó una bandera en alusión al posible descenso del Torito y en la reanudación Amor de cabeza dispuso de la igualdad aunque la figura de Lanzillota sentenció el triunfo de la visita.

Así Chicago sigue con anteúltimo con 20 puntos pero quedó a cuatro de Colon que juega más tarde, ganando por segunda vez fuera de su casa (solo le había ganado a Crucero del Norte). En la próxima fecha recibirá a Newell´s.

Por su parte Vélez permanece con 26 unidades y no gana hace cinco partidos además de caer por segundo vez en la historia ante este rival, la primera en su casa (había perdido en el Metropolitano de 1982 por 3-2 de visitante). Lanús será su siguiente rival en el la Fortaleza.