Recopados

Recopados

El equipo de Gallardo se impuso también en la vuelta de la Recopa Sudamericana, donde visitó a un San Lorenzo que jugó mucho mejor que en la ida, pero que se encontró con un enorme Barovero, héroe del Millonario. Es el segundo título de la era Gallardo, luego de la coronación en la Copa Sudamericana.

River y San Lorenzo se enfrentaron en el Nuevo Gasómetro, con equipos similares a los de la ida, pero con otros objetivos. Es que los de Bauza debían remontar el 0-1 que el conjunto de Núñez logró en la ida, mientras que los Millonarios podían jugar un poco con la desesperación del Cuervo.

Con Sánchez y Rojas inspirados, River presionó desde el arranque para quebrar el cero en el marcador. Generó varias chances de peligro, pero su mejor virtud fue el juego colectivo en la mitad de la cancha, que se vio empañado por la falta de decisión en los últimos metros.

La actitud de San Lorenzo fue distinta a la del primer tiempo de la ida. Con un Mercier atento en todos los sectores, logró cortar varios ataques de la visita y generó algunas penetraciones interesantes en el área de Barovero. Justo en su mejor momento, el partido se suspendió durante unos minutos por la agresión al asistente que cubría el campo Millonario, sobre el final del primer tiempo.

En la segunda parte, el mediocampo de los de Gallardo se consolidó. A Sánchez y Rojas se les unió un Mora participativo fuera del área, que opacó la actuación de Pisculichi. El enganche sería reemplazado por el Pity Martinez, ingreso que le dio velocidad a su equipo. Fue él quién, a los 66 minutos, metió un balón cruzado para Mora, que la adelantó y, con una media vuelta, asistió a Sánchez para el 1-0.

Con ese gol, San Lorenzo subió la apuesta y generó varios ataques que fueron siempre contenidos por Barovero. El arquero riverplantese fue figura gracias a 4 o 5 intervenciones claras, que dan la sensación de que San Lorenzo hizo méritos para lograr al menos el empate.

Sin embargo, River estuvo mucho más preciso y aprovechó la velocidad de sus volantes para generar peligro. La falta de Romagnoli y Ortigoza, sumado a la lesión en el primer tiempo de Mussis, repercutió mucho en el juego de los locales.

Así, los de Núñez lograron un nuevo título internacional, el segundo en la Era Gallardo.

, ,