El Xeneize lo venció 4-2 como visitante por la 13° fecha del Torneo de Primera División. Bou lo había puesto arriba, luego Driussi y Alario revirtieron las cosas pero Tevez en dos oportunidades y Centurión le dieron el triunfo para subirse parcialmente a lo más alto.

Boca cambió la imagen radicalmente luego de la dura derrota ante Rosario Central por Copa Argentina, consiguiendo triunfos solidos tanto de local como fuera de su casa, ganando una vez más el clásico frente a River que no aprovecho su momento.

El clásico tuvo un comienzo electrizante sobre todo en el equipo de Guillermo Barros Schelotto que presionó bien arriba, creando la primer oportunidad para pasar al frente. Carlos Tevez abrió hacia la llegada de Cristián Pavón que le dio fuerte pero encontró bien parado al arquero Augusto Batalla.

El juego del Xeneize siempre fue directo, cortando la mitad de cancha y sus delanteros picando rápido, lo que le permitió sorprender a su rival. Nuevamente Tevez metió un pase sensacional para Walter Bou que tuvo tiempo de levantar la cabeza y anotar cruzado el 1-0 parcial a los 13 minutos (sexto gol en el torneo).

Los dirigidos por Marcelo Gallardo de a poco reaccionaron al baldazo de agua frío inesperado, teniendo más el balón e intentando de lejos, pegando en un momento vital. Andrés D’Alessandro (último partido) se mandó por derecha, envió un centro que fue despejado al medio por Gino Peruzzi y se la dejó servida a Sebastián Driussi que anotó el empate a los 33 minutos, siendo el goleador del certamen con 9 tantos.

El ánimo del Millonario creció exponencialmente así como el del oponente decayó y en un vendaval hizo estallar a su público en el Monumental. El lateral paraguayo Jorge Moreira lanzó el centro al área y el delantero Lucas Alario de cabeza superó al debutante Alex Werner para el 2-1 a los 39 minutos (quinto grito en el campeonato).

En el inicio de la segunda mitad los locales parecieron más enteros, con más decisión de ir por otro tanto y estuvieron cerca de anotar en dos ocasiones. Primero Driussi centró para Alario que bajo el arco lo perdió y más tarde el propio ex Colón desperdició un remate de cabeza.

El Xeneize propuso el golpe por golpe ya que no tuvo el juego de los primeros 15 minutos del partido, apelando a la velocidad de sus puntas. El juvenil Pavón escapó por derecha realizando un potente remate pero el arquero lo arrinconó.

La visita entró en un partido de mucho pelotazo, con escaso fútbol por debajo y en esa incertidumbre salió bien parado. El ex Gimnasia Bou metió un pase de pirueta para Tevez, el arquero Batalla huyó de su área aunque el balón rebotó en el pecho del delantero que igualó a los 16 minutos (hacía doce años no marcaba en el clásico).

El clásico se hizo apasionante después de la igualdad, creciendo más en lo emocional que en lo futbolístico, teniendo un plus extra la visita. Tras una contra bien armada, Pavón tocó suave hacia Tevez que de fuera de área la colgó en el ángulo a los 35 minutos (cuarto tanto a River).

Jugado por jugado el Millonario dejó varios jugadores arriba, desordenando el fondo y en el final lo liquidó el adversario. Werner metió un pelotazo que en caminó la peinó Iván Rossi, Ricardo Centurión quedó solo y se la pico a Batalla, finalmente empujándola de cabeza para el 4-2 definitivo.

Boca alcanza la punta con 28 puntos hasta que juegue Estudiantes, sumando tres triunfos seguidos (San Lorenzo y Racing) y no pierde desde la primera jornada ante Lanús. Cerrará el primer tramo de este torneo enfrentando a Colón el domingo en La Bombonera.

River se mantiene con 19 puntos y no gana un clásico en su casa desde el Apertura 2010 (el historial queda 72-63 para Boca). El jueves jugará con Rosario Central en la final de la Copa Argentina en Córdoba y el domingo visitará a Olimpo.