Banfield es así. Puede caer de local ante el último de la tabla o puede llevarse tres puntos ante el mejor. Lo cierto, es que el equipo de Almeyda, que no venía consiguiendo resultados positivos, le pasó el trapo a Aldosivi (acumulaba dos victorias al hilo) en Mar del Plata, y se quedó con un triunfo inobjetable por 3 a 0, que lo deja mejor parado en el certamen y refleja un poco más el atrevimiento y la propuesta ofensiva que presenta cada fin de semana.

Tardó media hora el Taladro en definir el asunto. Mauricio Cuero y Ricardo Noir fueron los grandes protagonistas de la escalada ofensiva de la visita a fuerza de velocidad y precisión. El delantero colombiano devenido en volante entró como una flecha por un hueco e la defensa del Tiburón y definió por encima del arquero Campodónico para abrir la cuenta. Un rato más tarde, el ex Boca amplió la diferencia con un remate seco y rasante. Aldosivi se animó y creó peligro cerca de Pellegrino (el árbitro no cobró un penal claro a Sand), aunque le faltó profundidad para llegar al descuento.

En el complemento, los de Quiroz fueron a buscar y chocaron siempre contra una defensa bien parada de Banfield, que agazapado para la contra, consiguió liquidar la historia por intermedio de Noguera de cabeza tras un buen centro desde la izquierda. Con la goleada en casa ajena, los de Almeyda llegaron a las 20 unidades en el campeonato y se acomodaron, mientras que los marplatenses no pudieron sumar su tercer triunfo al hilo y quedaron con 17.