Desde el mes de Febrero que la enfermedad está sin control y ya causó más de 1800 muertes, afectando principalmente la zona de África occidental.

Tras el avance desmedido del mortal virus del ébola, se han tomado medidas extremas tales como la suspensión de vuelos, freno de flujos migratorios y cierre de fronteras. Ante esta situación, el contagio se mantiene en niveles controlados pero el impacto económico que está teniendo en la región es fatal.

El presidente de Ghana, John Dramani Mahama, considera que las restricciones a las zonas afectadas deberían ser menores, y alegó que: «Ahora que tenemos una mejor comprensión de la enfermedad y cómo se propaga, no debemos tomar medidas en pánico que aislen a los países que se ven afectados por este brote»

Expertos estiman una caída del 2% del PIB en la región por la epidemia. Ante esta situación, el  FMI otorgará 285 millones de euros para Guinea, Liberia y Sierra Leona, que son los países en los cuales se registraron una mayor cantidad de casos y muertes.

Jessica Martínez