En La Plata, Estudiantes se recuperó del póker sufrido en el Nuevo Gasómetro y le ganó a los de Victoria por un merecido 4-2. Vera, Schunke y Carrillo-2- marcaron para el local, mientras que Rincón e Itabel descontaron para el Matador. Los de Pellegrino deberán esperar el duelo entre Boca-Vélez para ingresar a la Libertadores, mientras que los de Alfaro necesitan que Atlético de Rafaela y Newell’s no ganen para meterse en la Sudamericana.

Estudiantes cerró el semestre a la altura del fútbol que prometía en la previa del torneo. El conjunto de Pellegrino fue superior y contundente ante Tigre, que padeció desconcentraciones imperdonables en un reducto ajeno, y redondeó su mejor actuación del certamen en la despedida ante su gente. Ahora, los de La Plata deberán esperar la definición entre Boca-Vélez para asegura su lugar en el repechaje en la Libertadores 2015, aunque también deberán rezarle a River para que obtenga el título para ya que le otorga el ingreso inmediato al certamen internacional. Lo del Matador fuera de casa volvió a ser pobre y ahora depende de las actuaciones de Rafaela y Newell’s para clasificarse a la Sudamericana.

De entrada pegó el Pincha con el gol tempranero de Digo Vera, que de tijera, puso el 1-0 para el local. Con el orden como eje central, los de Pellegrino se fueron haciendo dueños del partido y reduciendo a Tigre a su mínima expresión. Sin embargo, los de Alfaro lograron la igualdad tras un grueso error de Pablo Rosales en la salida, que le permitió al colombiano Sebastián Rincón darle la igualdad a la visita.

En el complemento, Estudiantes retomó el impulso por los tres puntos y rápidamente consiguió ponerse arriba en el marcador por intermedio de Guido Carrillo y estirar la diferencia nuevamente gracias al centrodelantero, de muy buena temporada.

A los empujones, los de Victoria descontaron mediante Kevin Itabel cuando todavía quedaba un rato largo para el final, lo que acrecentaba las esperanzas del Matador de rescatar un punto en peligrosas tierras ajenas. Cuando el partido ya estaba tomando calor por la pierna fuerte, Jonathan Schunke saltó más que todos en una pelota área y la depositó al fondo de la red para decretar el 4-2 final.

Con este resultado, Estudiantes sumó 31 puntos y redondeó una campaña más que aceptable tendiendo en cuenta que se acomodó muy cerca de las principales posiciones. En tanto, Tigre exhibió una recuperación desde la llegada de Gustavo Alfaro al banco y alternó buenas y malas. Los de Victoria arrancaran el próximo año con un bajo promedio y de cara al futuro es la mayor preocupación pese a que el ingreso a la Sudamericana puede hacerse realidad.