El equipo de Pellegrino empezó mal pero terminó goleando y floreándose ante Belgrano. Fue 4-1 para clasificar a la final de la Liguilla pre Libertadores y esperar por Racing o Estudiantes, que definen este viernes.

El Rojo y el Pirata se jugaban la clasificación a la final de la Liguilla Pre Libertadores en la cancha de Independiente. Apoyado por su público, el Diablo empezó muy mal la noche. Es que a los cinco minutos de juego, Rigoni comandó una contra a la perfección que terminó con un derechazo cruzado de Márquez al ángulo superior izquierdo del Ruso Rodríguez.

A pesar del golpe, Independiente se repuso y llegó a empate a los 34, luego de un cabezazo fuerte de Vera que generó un rebote de Olave, capitalizado por el propio Viruta para poner el 1-1 antes del descanso.

En el segundo tiempo, Independiente se renovó con la entrada de Pisano al final de los 45 iniciales, luego de la salida de Mancuello por un golpe en el área visitante. El joven volante fue el artífice de la jugada del segundo gol del Rojo, a los 21 minutos. Es que le cedió la pelota a Benítez, que luego de desbordar tiró un centro suave que se terminó metiendo por encima de Olave.

Dos minutos después Benítez volvió a aparecer, esta vez para meter una gran asistencia a Vera, que dejó desparramado a Olave y definió con el arco vacío. A los 37, el Cebolla Rodríguez tuvo su merecido gol, luego de una pared con Benítez, que tiró el centro atrás, se desvió en un central Pirata, dio en el poste y rebotó en el pie del uruguayo para por fin meterse dentro de la valla visitante.

Con el 4-1, Independiente espera ahora por Racing o Estudiantes. La gente del Rojo ya cantó por la Academia. Este viernes se define el rival, con la certeza de que el pasaporte a la Sudamericana está asegurado. Si bien todas parecen buenas noticias, luego del partido hubo una mala, Méndez fue expulsado por doble amarilla por sacarse la remera antes de ir al vestuario, por lo que se perdería el partido de ida de la final de la Liguilla.