El hecho ocurrió en el barrio West Point, de Monrovia, donde luego del bloqueo decretado por el gobierno, un gran número de habitantes lanzo piedras y fue reprimido con gases.

La zona estaba en cuarentena, luego de que las autoridades liberianas impusieran el toque de queda a nivel nacional; razón que produjo la irritación de los personas aisladas que arrojaron piedras contra los policías apostados en el lugar, quienes contestaron que gases lacrimógenos.

Cuatro personas resultaron heridas, cuando en la vorágine del enfrentamiento intentaron trepar el cerco de alambres de púas que los mantenía recluidos sin poder salir de su barrio.

Ante las denuncia por parte de los manifestantes acerca  de posibles disparos de la tropa contra sus cuerpos, el ministro de Defensa de Liberia, Brownie Samukai, explicó que los disparos se hicieron al aire para dispersar.

El toque de queda a nivel nacional y el bloqueo por parte de las fuerzas de seguridad, hacen que la situación aun sea tensa y preocupante, yo que los habitantes sufren la falta de suministros y la desesperación que significa estar cercados sin movilidad propia.

Matias Narracci