El Fortín abrió el torneo venciendo a Aldosivi por 2-0 en Liniers con doblete de Milton Caraglio, siendo claramente superior, incluso tras la expulsión de Emiliano Amor. Más tarde jugarán Racing y Rosario Central.

Todas las jugadas peligrosas fueron de los locales, incluso la más cercana al gol marplatense cuando el arquero Sebastián Sosa falló al controlar un pase atrás. El primer gol de Caraglio llegó antes de los veinte minutos cuando la defensa falló en achicar y dejó a su arquero solo frente a cuatro delanteros para despejar un centro, lo que obviamente le fue imposible hacer.

Y a seis del final liquidó el encuentro también de cabeza, esta vez tras un centro de Fabián Cubero. En el cuarto minuto del segundo tiempo Amor había visto la roja, ante lo que Miguel Ángel Russo prefirió sacar al delantero Yamil Asad, pero aún así siguieron siendo peligrosos.

El Calamar – que solo participó de la Primera División en los Nacionales entre 1974 a 1976 – llegó tras ocupar el segundo lugar en un triangular que jugó para desempatar con Nueva Chicago y Gimnasia de Jujuy, y el próximo domingo será local de Newell’s.

Vélez viene de salir undécimo en el torneo de Transición, pero este año ya jugó un partido oficial ante Boca, donde perdió su lugar en la Copa Libertadores. El sábado volverá a jugar en el Amalfitani ante Crucero del Norte.