El conjunto catalán lo superó 1-0 de visitante por la anteúltima fecha de la liga española. El argentino anotó el único tanto para sacarle cuatro puntos de ventaja al Real Madrid y obtener su título 23° en la historia del club.

Barcelona ganó la primera de las tres finales en busca de conseguir la triple corona, en un duelo complicado y muy trabajado pero nuevamente el rosarino apareció para apagar el fuego, dándole otra estrella a la institución.

En la primera parte el elenco del argentino Diego Simeone comenzó con un juego agresivo y tuvo una chance neta con el cabezazo del uruguayo José María Giménez que el arquero Claudio Bravo sacó de manera espectacular.

La visita tardó en responder y lo hizo de manera esporádica con la presencia Lionel Messi.  Pasada la media hora de juego el rosarino ejecutó un remate de tiro libre que se estrelló en el poste.

En la segunda mitad el Colchonero siguió ganando en el duelo aéreo sobre todo en los córneres y nuevamente el central uruguayo Diego Godín exigió la portería del chileno Bravo con un cabezazo que pasó muy cerca.

Cuando el cotejo más parejo estuvo, el elenco de Luis Enrique los destrabó con una gran acción de su jugador más destacado. El argentino jugó una pared con Neymar y con un remate cruzado venció al esloveno Jan Oblak para darle el título a su equipo (41° goles en la liga, 23 al Atlético, quedó a cuatro del goleador Cristiano Ronaldo, además el rosarino lidera el rubro asistencias con 20).

Barcelona cosechó 93 puntos a falta de una fecha y a pesar de la victoria del Real Madrid 4-1 al Espanyol (tres tantos de Ronaldo) no podrá superarlo y así sumó su 23° estrella en la liga. Messi sumó su 7° liga (22° torneos en total) mientras que Javier Mascherano que fue titular, obtuvo la tercera.

El 23 cerrara de local contra el Deportivo La Coruña, el 30 mayo jugara la final de Copa del Rey en el Camp Nou y el sábado 6 de junio podrá sumar la triple corona en la final frente a Juventus por Champions League en Berlín.