El Xeneize lo venció 1-0 de local en la vuelta del partido por las semifinales en la Copa de la Superliga. Lisandro López le dio el triunfo en el duelo que tuvo un expulsado por lado y ahora definirá el título ante Tigre en Córdoba el domingo entrante.

Boca no necesitó brillar en este mini campeonato para alcanzar otra final en su historia y si bien no jugó bien, tampoco sufrió demasiado para sacarse de encima a un tibio Argentinos Juniors, que le permite disputar la definición del torneo ante el sorprendente equipo descendido.

Desde el pitido inicial el partido fue electrizante con poca transición en el medio y el elenco de Diego Dabove en el juego aéreo avisó luego de un gran centro de Alexis Mac Aliister que cabeceó Gabriel Hauche con un testazo que pasó por arriba.

Los locales empezaron a dominar la posesión, quizás no siendo claros pero si cortando cada intento del rival y ese lapso casi rompe la paridad. El delantero Darío Benedetto recuperó y entregó hacia Cristian Pavón que se iba al gol, sin poder dominar el balón en lo que fue una chance neta.

Cuando la primera mitad culminaba, el Xeneize volvió a ser más peligroso e hilvanó la situación más nítida de la tarde noche. Tras un error de la defensa, ex el Arsenal Benedetto encaró solo al gol, aunque Lucas Chaves le achicó el ángulo y su tiro pasó apenas cerca.

Al complemento todo cambió para el Bicho porque en dos minutos se desmoronó primero con la expulsión de Matías Romero por tumbar a Emmanuel Más y dos minutos después el defensor Lisandro López de cabeza puso el 1-0 a los diez minutos.

La visita apretó como pudo y se revitalizó con la expulsión de Iván Marcone, aunque careció de ideas, abusando de pelotazos que encontraron bien parado a Esteban Andrada en lo que fue caída en La Bombonera.

Boca que había empatado 0-0 en La Paternal clasificó con el 1-0 en su casa por las semifinales de la Copa de la Superliga y en la final chocará con el descendido Tigre que viene de golear a Atlético de Tucumán 6-0, en el choque del domingo entrante en el Mario Alberto Kempes de Córdoba.